Desde hace más de un año es misión imposible encontrar un plazo fijo en España al 4%, cuando era algo habitual no hace dos años pero, como siempre, los poderosos de turno, aquéllos que tienen el poder de cambiar un país con sólo un soplido de sus pulmones, decidieron poner un límite, vía el Banco de España, a los intereses en los depósitos bancarios. Así, desde el pasado mes de enero del año 2013, el límite se encuentra en el 0,75% en las cuentas de alta rentabilidad; en depósitos de hasta un año, en el 1,25%; hasta dos años, 1,75%, y a más de 24 meses, en el 2,25%.

En los primeros meses de 2013 todavía hubo algunas entidades que se saltaron estas normativas y llegaban a ofrecer un 3% a 13 meses, pero hoy día no hay nada parecido. Lo máximo que podemos aspirar es a un 2,25 a 25 meses, o un poco más pero con muchas vinculaciones, domiciliación de nómina incluida.

Lo peor es que mínimo todavía quedan un par de años, hasta que el precio del dinero vuelva a subir y también mejore un poco la economía española, para encontrar plazos fijos que ofrezcan un interés cercano al 3% TAE.